lunes, 30 de junio de 2014

Situación actual del sector ecológico británico

Vendo cestas porque estaba harto de trabajar para los supermercados”
Andy Bragg, West Town Farm, Exester, Reino Unido.

Primero de una serie de artículos sobre la situación de lo ecológico en el Reino Unido. En la próxima entrega organizaciones, eventos y personajes.

x Gonzalo Palomo
Dr. Veterinario. Investigador, consultor y formador.
@Gonzalo_Palomo

Introducción

El sector ecológico británico es junto al alemán el más maduro de la Unión Europea. La producción ecológica u orgánica moderna arranca gracias a las observaciones del británico Sir Albert Howard a principios de siglo en la India y la publicación de su libro “Un testamento agrícola” (1940). Previamente el alemán Rudolf Steiner había defendido sus tesis sobre la agricultura biodinámica durante las conferencias impartidas en Koberwitz (actualmente Polonia) en 1924. Pero no sería hasta que en los años 1960 se hicieran evidentes las desastrosas consecuencias del uso masivo de pesticidas (como el DDT), fertilizantes y otras lindezas hijas de la mal llamada Revolución Verde que el consumo de productos orgánicos o ecológicos se convirtiera en una demanda palpable en los mercados agroalimentarios, cada vez más copados por los sistemas de distribución moderna de las grandes superficies y las coporaciones agroalimentarias.

El consumo de productos ecológicos no había parado de crecer ininterrumpidamente en todo el mundo hasta que en 2008 la crisis financiera se hizo palpable en los hogares europeos. Como consecuencia Reino Unido, Italia y Alemania, los mayores mercados europeos junto a Francia, vieron disminuir las ventas. Sin embargo únicamente en las islas británicas se ha mantentenido la caída del mercado año tras año hasta 2013 cuando ha vuelto a remontar. Se abre por tanto un nuevo periodo de optimismo generalizado entre los agricultores y asesores con los que he tenido la oportunidad de colaborar durante mis cuatro meses de estancia en el Centro de Investigación Ecológica (ORC, Organic Research Centre), Elm Farm, Newbury.






Las pecualiaridades del mercado británico

Según Nic Lampkin, Director del Organic Research Centre, la alta concentración de la oferta de alimentos ecológicos en los supermercados podría estar detrás de este comportamiento anómalo del mercado británico respecto a otros en Europa: “Con la crisis la gran distribución decidió reducir las referencias ecológicas sobre todo en las marcas propias y las hortalizas. No sabemos, por tanto, si la disminución en las ventas se debe a una menor demanda o simplemente por no existir la oferta”. De hecho, mientras las ventas en gran superficie han bajado un 5% en ocho años hasta un 70,7% en 2012; algunos canales alternativos de distribución como las cestas, ventas online y domiciliaria, han pasado del 2,6 al 10,6% entre 2004 y 2012, siempre que no se diga lo contrario según “El informe del mercado orgánico” de la Soil Association (2013).

OrganicLea, cooperativa de trabajo asociado sin ánimo de lucro que opera en Londres -área metropolitana que supone por sí misma un tercio del mercado británico-, no se ha visto afectada por la crisis al contrario que muchos pequeños productores basados en la distribución con cestas (“box scheme”). “En general sentimos un interés creciente en nuestro trabajo, si bien es verdad que ofrecemos algo más que simplemente comida ecológica. Waltham Forest, el barrio donde operamos, es el sexto más deprimido de Londres, así que en cierto modo pienso que nuestros clientes ven lo ecológico no tanto como un lujo que abandonar cuando hay que apretarse el cinturón sino más bien como algo necesario con lo que están comprometidos”, nos cuenta Adam Payne, responsable de redes y distribución de OrganicLea.


El comercio minorista especializado también ha visto mermado su margen de negocio de un 22,1 a un 18,7% entre 2004 y 2012. Jonathan, encargado del Swan Inn, pub de Inkpen al Sur de Inglaterra con varios galardones que se caracteriza por producir su propia carne ecológica de buey, nos cuenta cómo han visto disminuir de manera significativa las ventas desde que comenzó la crisis, lo que ha llevado a suprimir el puesto de dependiente permanente en la tienda.


Productos de la granja Cross Lanes.


Superficie certificada y operadores

El comportamiento en cuanto a la superficie certificada ecológica o el número de operadores ha sido más errático. A partir del año 2003 comienza un bache de bajada-remontada de superficie hasta 750.000 ha, tope histórico en 2008, cuando comienza un nuevo descenso hasta las 656.000 ha de finales de 2011 (un tercio de la superficie certificada de España) lo que significa un 3,8% del total de superficie agraria útil, una de las menores tasas de penetración de la Unión Europea según EUROSTAT. La capacidad de producción ecológica propia no se corresponde con la alta demanda interna. De hecho, Gran Bretaña es tremendamente dependiente de los mercados exteriores con un 40% de todos los alimentos que se consumen en el país importados.

Los operadores cayeron en la última encuesta (de 2012) un 5% anual hasta los 6.929 (tercera parte que en España) de los cuales un tercio son procesadores. Tan sólo un 3% de los operadores reúnen la doble condición de productores y elaboradores.

Sectores emergentes. Lácteos, los auténticos protagonistas.

Mientras que las únicas materias primas para alimentación que han experimentado una subida de ventas en 2012 ha sido los cereales para la producción de pan (1,5%) y el pescado (1,4%) los textiles (con un 10%) y la cosmética (5,6%) han mantenido su tendencia alcista de los últimos cinco años. Sólo de lana orgánica se han comercializado 250.000 kg (8,5% que en 2011) con un incremento del precio kilo del 15%. Sin embargo, ha caído el precio de la carne de cordero empujada por el abaratamiento del cordero ecológico neozelandés en un 30% y algunos problemas productivos a principio de temporada (parásitos y subida de costes de alimentación). A pesar de la bajada de ventas, los precios en granja de la carne de ternera han subido un 8% hasta los 5,15 euros/kg de canal (unos 80 céntimos más que en la lonja de Talavera).

Tras unos años muy malos, con bajos precios en granja, a finales de 2012 el valor de mercado de los lácteos se incrementó un 1,5%, lo cual ha repercutido favorablemente en el precio en granja. Debemos destacar el alto consumo interno de lácteos con un tercio de las ventas totales frente a un 23% de hortalizas y frutas, al contrario de lo que suele suceder en el resto de Europa. Es muy significativo que en todos los supermercados se pueda encontrar leche ecológica, siendo, además, de los pocos productos exportados por Reino Unido a prácticamente todos los grandes mercados de la Unión Europea.


Escaparate de la cámara de maduración de la quesería de Plaw Hatch farm. Autora: Holly Garrand-Cole.


















OMSCO, cooperativa de 250 ganaderos y mayor proveedora británica de leche orgánica, surge en 1994 gracias a la iniciativa de Mark Measures -actual Director del Instituto de Formación y Asesoramiento Ecológico (IOTA, del inglés original Institute of Organic Training and Advising)- y cuatro ganaderos que vieron la necesidad de agruparse horizontalmente para que sus intereses estuvieran convenientemente representados en el mercado: “Gestionada por un equipo formado tanto por granjeros como por profesionales de los negocios nuestra mayor fortaleza ha sido alcanzar enseguida una masa crítica que permitiese abastecer de leche ecológica a los principales procesadores y mercados”.


Venta directa vs. gran distribución: cómo condicionan la producción.

La distribución es muy diversa desde las máquinas expendedoras de leche a las cestas a domicilio o la muy mayoritaria gran superficie, como hemos comentado al principio. El productor británico tiene clara esta diversidad y adapta su granja al canal que más le convenga.

Durante mi estancia como investigador en el Organic Research Centre tuve la oportunidad de visitar numerosas explotaciones de vacuno lechero algunas colaboradoras del proyecto europeo Lácteos Orgánicos y Sustentables de Bajos Insumos (SOLID del inglés original Sustainable and Organic Low Input Dairy).

Crouch Farm, West Sussex, granja gestionada por la veterinaria y asesora de la Soil Association Madeleine y su marido Paul Crawley es un buen modelo de lo que sería la producción láctea dirigida a la distribución moderna: gestionan más de 500 hectáreas donde pacen 250 vacas y 200 novillas con una producción media de 6.400 litros por vaca y año. Su modelo está atravesado tanto en la gestión de pastos como en el ordeño por la tecnología neozelandesa, gran referencia para los ganaderos británicos. En agosto estaban cobrando la leche a 46 céntimos de euro con un máximo histórico, en su caso, de 48 céntimos. En el caso de esta granja la venta de los terneros supone hasta un 50% de los ingresos ya que son comercializados a través de un cebadero ecológico de un tercer operador.

En el otro extremo tenemos la granja biodinámica Plaw Hatch, situada a 60 kilómetros al Sur de Londres y basada en la venta directa en tienda y mercados locales no sólo de leche sino de sus derivados (que ellos mismos procesan) y cientos de referencias más: frutas, hortalizas, pan... La mayoría producidas por las dos granjas apoyadas por la comunidad (CSA, del origial Community supported agriculture). Cuando entrevistamos a Tali Eichner, encargada de lácteos, estaban a las puertas de su asamblea general anual a la que los 600 socios consumidores estaban llamados a participar. En esta granja la producción lactea es menor (3.300 litros por vaca y año) y aún así con margen para la experimentación como por ejemplo la lactancia materna, algo muy inusual en vacuno de leche (también el ecológico), siendo la innovación valorada como menos factible por los granjeros según el estudio realizado por la socióloga Holly Garrand-Cole dentro del proyecto SOLID. “Tuvimos un intento de lactancia natural no muy exitoso pero los consumidores quieren que sigamos intentándolo porque ven como más humanitario que los terneros pasen al menos la noche con las madres o con otras vacas nodrizas”. Sirven leche sin pasteurizar ni homegeneizar por lo que extreman la higiene en la ordeñadora (abierta al público en todo momento) y han implementado un sistema de autocontrol más riguroso de lo estupulado con análisis bacteriológicos externos cada 15 días.


Sectores más deprimidos: porcino y avicultura.

En el otro extremo de la balanza tendríamos también a los productos de origen animal: especialmente el porcino, el pollo y los huevos. Si la carne ya de por sí es minoritaria en el consumo interno (en torno a un 7%) en los últimos años de crisis las ventas se han visto reducidas hasta en un 30% (porcino y avicultura) y en menor medida el vacuno (1,1%) y el cordero (2,2%). Los huevos también han perdido un tercio de su cuota de mercado lo que se ha visto acompañado de una caída en la producción en 2012 respecto a 2011.


Entrada a la tienda de West Town Farm, “cestas de carne mensuales. Carne de producción tradicional distribuida en y los alrededores de Exeter”.


Los horticultores también han sufrido una bajada de las ventas lo que unido a una serie de años malos ha llevado a muchos pequeños productores a cesar la actividad. Así y todo hay valientes que inician actividad hortícola como Sara (alicantina de pro) y Martin que comenzaron hace dos años su pequeño huerto Hillton Organics para la venta de bolsas de ensaladas en tiendas locales del condado de Devon. “Por ahora lo compaginamos con trabajo a media jornada en otras actividades”, nos cuenta Sara.

La diversificación
No todas las experiencias visitadas han sufrido de igual manera los efectos de la crisis o al menos lo han sabido sortear. Andy Bragg gerente de West Town Farm nos cuenta por qué dejó atrás la producción lechera: “estaba harto de trabajar para los supermercados” y viró a un modelo de venta directa de cestas de carne y hortalizas y fruta así como tienda en granja entre 2006 y 2007. Aumentó además sus lazos con la comunidad local -especialmente artistas de la cercana Exester- dando lugar al proyecto OrganicArts con diversas intervenciones en la granja y una gestión colectiva del huerto. También han habilitado unos carromatos de “glamcamping” (camping glamuroso) que hace furor desde que algunos famosos presumieran de sus rústicas vacaciones. El huerto y el trabajo voluntario en los manzanos sirve además como experimento para la integración de personas en riesgo de exclusión así como para las visitas escolares. Andy se queja de la soledad del granjero en el Suroeste de Inglaterra por la presión urbanística y residencial. “Me apoyo en esta cerca y tengo enfrente a una estrella del pop, por detrás un actor y los agentes inmobiliarios rondando el resto de propiedades. Nosotros damos gracias de que la Iglesia nos respete el contrato de arrendamiento”.

Rosie y Paul Yells de Wonnacott Farm, cerca de Dartmoor también en el Suroeste, viven a partes iguales de la venta directa de pavos, de terneros y corderos (por canal convencional). Además producen su propia lana ecológica para lo cual crían ovejas cruzadas de la holandesa negra Zwartbles y las blancas de origen francés Roussin. En total 100 ovejas reproductoras, 20 vacas y 40 pavos y pavas. La estrella de la casa son los pavos. Empezaron en el 2000 para autoconsumo y pronto empezaron a pedirles los vecinos. En 2012 criaron 1.000 aves de las cuales acabaron, sacrificaron y vendieron por Navidad 200 y el resto a pequeños propietarios que desean cebar su propio pavo en su jardín o pequeña finca. El sacrificio y carnización lo realizan en su propia cocina (¡con registro sanitario!) donde se comprometen a no realizar ningún uso doméstico durante el periodo que dure la campaña. Rosie está muy satisfecha de su trayectoria aunque se lamenta por no haber logrado la vía cooperativa: “Aquí es difícil hacer cosas en común. Intentamos crear una cooperativa para la venta conjunta de los terneros pero cada cual miraba por lo suyo y desconfiaba de las recomendaciones generales de producción”.

Conclusión

En Reino Unido podemos encontrar una gran diversidad de modelos de producción y distribución lo que unido a un fuerte consumo interno ha generado un tejido ecológico rico y emprendedor. Excepto para algunos productos de renombre europeo como la leche se trata de un mercado netamente importador. Lo cual supone, ahora que vuelve a crecer, buenas perspectivas para los productores españoles que sepan vender en primera persona a pesar de la distancia pues los canales alternativos de comercialización están ganando posiciones respecto a la gran distribución.

Nos debería servir de inspiración la amplitud de miras de unos granjeros que viajan, innovan y emprenden. Así como la cintura de una administración que da todas las facilidades imaginables para que el pequeño productor (horticultor, de huevos, leche, incluso carne de ave) pueda procesar por sí mismo sus alimentos, lo cual sorprenderá a cualquier colega cansado de darse de bruces con unas autoridades españolas ancladas aún en los cánones del desarrollismo tardofranquista de la fiscalización y el no a priori.


Venta directa en un mercadillo semanal de los productos de la granja frutícola Cross Lanes.



Box scheme
El modelo más popular de venta directa en Reino Unido son lo que en España se ha venido denominando “cestas”. Estás pueden ser:
-Cerradas, normalmente cuando son servidas por pequeños productores -y algunas grandes compañías como Riverford- con precios de 10 a 20 euros desde unos cinco kg de verduras de temporada a más de 10 cuando incorporan también hortalizas o frutas, en muchos casos de importación.
-Abiertas o semiabiertas (posibilidad de elección de gama pero no de referencias) caso de los tres grandes distribuidores de venta a domicilio: Ocado y Abel & Cole (esta última empresa llega a las 50.000 cestas semanales). En total el sector de la venta a domicilio facturó 210 millones de euros en 2012, un 4,4% más que el año anterior.

Farmers market
Los mercados de productores son un modelo muy extendido por el Reino Unido. No necesariamente agrupan únicamente a agricultores o ganaderos ecológicos sino también convencionales con la característica de que la mayor parte de la producción es transformada por ellos mismos. Pueden ser cooperativas comarcales con un calendario anual por localidades. Junto a la venta en granja facturaron 50 millones de euros en 2012, un 14,1% menos en 2011.


No hay comentarios:

Publicar un comentario